Segovia presenta el primer caso de uso de conducción asistida a través de la red móvil en un entorno real