Cómo elaboro mi CV

Concejalía de Desarrollo Económico, Empleo e Innovación – Ayuntamiento de Segovia

Cómo redacto mi CV

Cuando inicias una situación de desempleo, comienzas a repensar tu futuro y a fijarte nuevas metas y objetivos e incluso a veces, te replanteas un nuevo perfil profesional. Es en este momento cuando debemos plantearnos una serie de preguntas que nos ayuden a realizar una búsqueda activa y efectiva de empleo. ¿Por qué decimos efectiva?. Porque de nada sirve tener un buen currículum si no sabemos enfocarlo hacia nuestro objetivo. De hecho, hay muchos currículums que no llegan a la persona adecuada en una empresa, por este motivo.

En ocasiones pensamos que un CV vistoso hará que el reclutador se fije en nosotros. Nos conviene destacar nuestra candidatura del resto, para tampoco debe ser un CV excesivamente llamativo (salvo en profesiones creativas) ya que podemos provocar el impacto contrario en el reclutador, no pasando a la fase de entrevista personal que sería nuestro objetivo.

Seguro que después de leer esto se te han planteado un montón de dudas al respecto. No te preocupes, te iremos desvelando poco a poco algunas de las sugerencias y recomendaciones de expertos en la materia, y recuerda,

"Quien no está al día, está perdiendo las mejores oportunidades profesionales"

Será clave para destacar en el futuro proceso de selección conocer cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades profesionales. Por ello, es necesario hacer un ejercicio de autoevaluación para determinar estos aspectos.

Una vez que tengamos definidos, deberíamos considerar la búsqueda de empleo (portales de empleo, áreas de recursos humanos y redes de contacto) como un trabajo, quizás el más arduo, exhausto y difícil hasta el momento, por eso, porque una jornada laboral no dura 12 horas al día, es importante limitar la cantidad de tiempo diaria que vamos a dedicar a la búsqueda de empleo. Si hacemos esto, reduciremos la ansiedad que nos genera la búsqueda de empleo.

Ya sabemos qué es lo que queremos y el tiempo que vamos a dedicar a la búsqueda. Si hemos visto alguna oferta que se ajusta a nuestros objetivos profesionales, es el momento de dar el siguiente paso, la elaboración del CV conforme a las habilidades, capacidades, aptitudes y actitudes que se nos demandan en la oferta, así que personaliza tu cv, revisa su redacción, el contenido, y por supuesto, la ortografía. Y eso sí, en previsión a una futura entrevista, prepara el camino e infórmate sobre la empresa a la que has remitido tu candidatura. Investiga en internet no solo a qué se dedica, sino también busca últimas noticias de interés que puedas exponer en tu entrevista de trabajo.

Mientras buscas, “no te relajes”, realiza y actualiza tus conocimientos para ser capaz de dar respuesta a las nuevas necesidades empresariales que vayan surgiendo, ya que tu trabajo actual es la búsqueda de tu siguiente puesto laboral.

"Solo si logras captar la atención de la empresa tendrás la oportunidad de realizar una entrevista. Será en ese momento cuando podrás demostrar los conocimientos, actitudes, aptitudes y experiencia que el puesto al que optas requiere."

Aunque a primera vista nos parezca que la respuesta a esta pregunta es sí, lo recomendable es no hacerlo.

Imaginaos por un momento que sois vosotros quienes tenéis que leer las montañas y montañas de curriculums que se reciben para cubrir una única oferta. ¿Los leeríais todos o solo aquellos que sean breves, concisos, organizados y, que con un simple vistazo, os den una pista sobre el perfil laboral de la persona que lo ha enviado?. Pues eso, si enviáis vuestro CV para cubrir una oferta de empleo como docente de idiomas, por ejemplo, al reclutador no le resultaría relevante que hubieseis trabajado previamente en una cadena de montaje porque esa información no aportaría absolutamente nada sobre vuestras aptitudes al proceso de selección. Pon al final del currículum de forma genérica las fechas en la que has trabajado en otros puestos que no son relevantes, con el fin de que no existan fechas vacías en tu currículum.

Otro caso sería si, aunque siendo puestos de trabajo diferentes, la experiencia previa pudiese aportar valor al puesto al que optamos. Vamos a imaginarnos por un momento la misma oferta que en el apartado anterior, docente, pero ahora, nuestra experiencia anterior es de atención al público. En este caso, no nos interesa esta experiencia como tal, pero sí sería conveniente añadirla en un apartado específico (más información, otros datos de interés, información relevante, …), pues nos indica que con esta habilidad se posee experiencia en el trato personal, una característica muy recomendable cuando se va a trabajar con personas.

Resumiendo, sería recomendable mostrar en el CV sólo aquellos datos que puedan ser relevantes para el puesto al que optamos.

"Revisar, revisar y revisar. Un despiste como no indicar en el CV nuestros datos de contacto pueden hacernos perder un empleo para el que somos el candidato perfecto"

Aunque lo más normal es hacerlo por fechas para demostrar a la persona que ha de leer nuestro curriculum que no hemos estado desocupados durante un largo periodo de tiempo, lo mejor es, nuevamente, ponernos en la persona del reclutador y decidir qué podría ser mejor, si ordenar nuestro cv por habilidades o si hacerlo por fechas, facilitando el acceso a la información.

Para que nos quede un poco más claro, si hemos trabajado en distintas empresas haciendo el mismo trabajo, lo mejor es ordenarlo por desempeños e indicar los años que hemos dedicado a esa experiencia, poniendo en un solo párrafo todos los puestos desempeñados en la misma empresa.

Si por el contrario, hemos desempeñado diferentes actividades, es más recomendable hacerlo por fechas.

"Si quieres algo nuevo, tienes que dejar de hacer algo viejo"

--Peter Drucker--

A estas alturas es ya más que evidente que la intrusión de la tecnología en nuestras vidas ha cambiado por completo la manera en la que nos manifestamos o buscamos empleo.

En este sentido es más que recomendable, cuidar la imagen que tenemos en internet, eso que ahora se ha dado en llamar “marca personal”, pues cada vez son más las empresas contratantes que buscan información sobre nosotros no solo en las redes sociales, sino en la madre de todo esto, sí, en eso llamado “la red”. ¿intuimos el porqué de ese nombre?. Exacto, porque conforma un entramado de vínculos que puede pillarnos “in fraganti”.

Es cierto, pero ¿qué hago si la tecnología me ha pillado un poco “en desuso” y a mí eso de internet se me hace “grande”?. Pues nada mejor que “moverse” y dejar de temer aquello que desconocemos, ya que somos nuestros peores enemigos al limitarnos por temor a lo desconocido.

No obstante, siempre hay alguien a nuestro alrededor, un familiar, un amigo, un conocido que estaría encantado de poder ayudarnos con estas nuevas tareas, así que, teniendo en cuenta estos supuestos, pongámonos manos a la obra.

¿Por donde empiezo a redactar mi carta de presentación o una “cover letter” como dicen los angloparlantes?. Bueno, el mundo no se termina por ello. Aquí te vamos a indicar algunas recomendaciones sobre su estructura y contenido.

Confiamos y esperamos que estas sugerencias te ayuden a elaborar un currículum con el que encuentres el trabajo de tus sueños .

"Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor"

--Henry Ford--